Of Interest

Verdades Biblicas dirgidas a Catolicos Ramanos
Bartolome F. Brewer, Ph.D.

Verdades Biblicas dirgidas a Catolicos Ramanos

Todas las citas bíblicas han sido extraídas de la Sagrada Biblia, versión directa de las lenguas originales, por Eloíno Nácar Fuster y el Muy Rvdo. P. Alberto Colunga, O.P., y publicada por La Editorial Católica de Madrid.

La Verdadera Iglesia

La Iglesia Catolica Romana enseña que ella es la verdadera Iglesia de Dios y que sus miembros deben prometer obediencia al obispo de Roma, el cual, según ella, es el sucesor de San Pedro, Príncipe de los Apóstoles y Vicario de Jesucristo.

La Iglesia Católica Romana está construida sobre la presunción de que en San Mateo 16:13-19 Jesús nombró a Pedro como el primer papa y, por lo tanto, erigió su iglesia y fundó el papado. Si esto es verdad, entonces todas los verdaderos cristianos deben convertirse al catolicismo; si es mentira, la religión católica como tal es mentira y sacrílega y ningún cristiano verdadero podría identificarse con tal sistema. Debemos, pues, buscar en las Escrituras para saber con seguridad cual es la verdad. Las Escrituras no son meramente los escritos de hombres, sino que “movidos del Espíritu Santo, hablaron los hombres de Dios” (II Pedro 1:21). “Toda la Escritura es inspirada por Dios” (II Timoteo 3:16). “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (San Mateo 24:35). Ambas, las Escrituras y la historia, confirman la autoridad y la calidad de la Biblia. A pesar de que algunas traducciones son mejores que otras, todas son lo suficientemente apropiadas para su estudio.

Cuando Jesús, en San Mateo 16:18, dijo: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella,” El usó el demonstrativo, esta, taute llamando la atención a la previa confesión de Pedro: “Tú eres el Mesías el Hijo de Dios vivo”, como la piedra. Jesús dijo: “Tú eres Pedro (petros.) literalmente significa una pequeña piedra – todos los creyentes son piedras, vea 1 Pedro 2:5 y Efesios 2:21), y sobre esta piedra (petra) literalmente un cimiento enorme de piedra – la confesión de que Jesús es el Cristo, edificaré mi iglesia”. Cristo no prometió edificar Su Iglesia sobre Pedro. Jesús no hubiera confiado tan preciada posesión como es Su Iglesia en manos de ningún hombre falible y menos aún en toda un cadena de ellos. El papa se autodenomina el Vicario del Hijo de Dios (Vicarius Filii Dei). En la Biblia encontramos que el Espíritu Santo, y no el papa, fué el enviado para ocupar el puesto de Jesús en la tierra. Eso es lo que vicario significa. El Espíritu Santo fue dado para guiarnos hacia toda verdad (San Juan 16:7-15) y las Escrituras fueron dadas para enseñar, para redarguir, para corregir y para instruir en justicia (11 Timoteo 3:16). Cristo no dejó a Su Iglesia bajo tutelaje humano. El mismo Jesús sigue siendo la cabeza de Su Iglesia. Nos habla a través de Su inefable Palabra, las Sagradas Escrituras, y mediante Su siempre presente e inefable Espíritu Santo.

Recordemos que Cristo es la piedra y único cabeza de la Iglesia: 1 Corintios 3:11 dice: “que cuanto al fundamento, nadie puede poner otro sino el que está puesto, que es Jesucristo”. 1 Corintios 10:4 dice: “La piedra era Cristo”. Efisios 1:22-23 alude: “Cabeza de la Iglesia”. Efesios 2:20 se refiere a “La principal piedra del ángulo, Jesucristo”.

En el Antiguo Testamento Dios es llamando Roca o la Roca de Israel alrededor de unas treinta y cuatro veces. ¿Ve usted? La Biblia claramente enseña que cuando Jesús fundó Su Iglesia, El habría de ser la cabeza, el Espíritu Santo el Vicario y Guía, y la Biblia la única regla de fe y práctica. Todos los verdaderos cristianos constituyen la VERDADERA IGLESIA (aquellos en los que el Espíritu Santo habita, que creen y obedecen las enseñanzas de Cristo). Los verdaderos creyentes fueron llamados “Cristianos”, no “católicos”. Hechos de los Apóstoles 11:26 dice: “en Antioquía comenzaron los dicípulos a llamarse ‘cristianos”’. Hechos de los Apóstoles 26:28 cuenta: “me persuades a que ‘me haga cristiano”. 1 Pedro 4:16 comunica: “por cristiano padece”. No hubo católicos romanos hasta que el cristianismo y paganismo fueron fundidos con el fín de crear una religión estatal hacia 315 D. de C. Los verdaderos cristianos, de acuerdo con la Palabra de Dios, nunca se unieron a la corrupción pagana. Las puertas del infierno jamás han podido derrotar al verdadero creyente; son pocos, su camino es estrecho, pero prefieren sufrir martirio a traicionar la Palabra de Dios o negar a su Señor y Salvador Jesucristo. “Salid de ella, pueblo mio, para que no seais participantes de sus pecados, y que no recibais de sus plagas” (Apocalipsis 18:4). Los creyentes nunca deben de identificarse con iglesias falsas o engañosas.

El Papa

El papa es llamado “Nuestro Santo Padre”. Vea la epístola del Papa Pio XII en la versión Nácar-Colunga de la Biblia donde el papa es llamando “Nuestro Santisimo Señor”. Vea el Voto de los Cardenales. Moreri, un historiador famoso, dijo: “Hacer guerra contra el Papa es hacer guerra contra Dios, considerando al Papa como Dios y Dios como el Papa.” Decio dijo: “El Papa puede hacer todas las cosas que Dios hace”. El Papa Leon XIII dijo desi mismo: “El maestro supremo de la iglesia es el Pontífice Romano. Por consiguiente, la unión de las mentes exige tanto un acuerdo perfecto en una sola fe como la total submisión y obediencia de la voluntad a la iglesia y al Pontífice Romano como al mismo Dios”. El Papa Pio X dijo: “El Papa no solo es el representante de Jesucristo sino Jesucristo mismo disfrazado en carne y huesos. ¿Habla el Papa? Es Jesucristo quien habla”. Una vez el Papa Pio XI declaró: “Saben que soy el Santo Padre, el representante de Dios en la tierra, el Vicario de Cristo, lo cual quiere decir que soy Dios en la tierra”.

¡Todo esto es blasfemia! Isaías 44:8 dice: “No hay Dios sino yo”. San Mateo 23:9 dice: “No llameis padre a nadie sobre la Tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el que está en los cielos”. Efesios 4:5 comunica: “Un Señor…” Filipenses 2:11 imparte: “Y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, a la gloria de Dios Padre”. 1 Pedro 5:3 dice: “no como dominadores sobre la heredad, sino sirviendo de ejemplo al rebaño”. 1 Pedro 5:1-4 imparte: “Yo, copresbítero”.

Pedro se llamó a si mismo pastor, no papa. El rechazó honor

Pedro se llamó a si mismo pastor, no papa. El rechazó honor (Hechos de los Apóstoles 10:25-26) diciendo: “Levántate, que yo también soy hombre”. Los apóstoles disputaron acerca de quién era el más grande en el reino (San Mateo 18:1), lo que indica que ni ellos aceptaron a Pedro como la cabeza de la Iglesia.

“Sola Gratia – Sola Fide – Solo Christo – Sola Scriptura”

(Hechos de los Apóstoles 10:25-26) diciendo: “Levántate, que yo también soy hombre”. Los apóstoles disputaron acerca de quién era el más grande en el reino (San Mateo 18:1), lo que indica que ni ellos aceptaron a Pedro como la cabeza de la Iglesia. La riqueza y el poder de los papas romanos podrían haber sido de Pedro o de cualquiera de los apóstoles. Ellos tenían el don de gentes; podían sanar y resucitar los muertos tanto como hacer otros muchos milagros. Ellos podían haber acumulado oro y tierra y poder, pero distribuyeron todo lo que la gente les ofrecía (Hechos de los Apóstoles 4:37, 3:6). Ellos gozaban de que se les considerara dignos de sufrir en el nombre de Jesucristo (Hechos de los Apóstoles 5:41). ¿Cómo puede una persona tener tanto candor como para pensar que el papado ha continuado de tanta humildad y sencillez? El puesto del papa es de origen pagano; no hay ni posibilidad de respaldarlo en las Sagradas Escrituras. Debido a la obra y el ministerio del Espíritu Santo, ni se necesita ni se desea la existencia de mencionado puesto.

El Sacerdocio

La Iglesia Católica Romana enseña que Jesucristo estableció el sacerdocio durante la Ultima Cena, ordenó a los doce apóstoles, y que los poderes sacerdotales fueron legados durante los últimos dos mil años. Esta enseñanza es claramente contraria a la Palabra de Dios.

En el Antiguo Testamento la obra de Cristo fue simbolizada en sus tres funciones como profeta, sacerdote y rey. La nación de Israel tenía estos tres cargos. Con la llegada de Cristo todas estas funciones se vieron cumplidas en él. Por lo tanto, en el Nuevo Testamento no hay necesidad de un sacerdocio humano encargado de sacrificios. San Juan 19:30 dice: “Consumado es”. 1 Timoteo 2:5 comunica: “Porque uno es Dios, uno también el mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús”. Hebreos 7:17 imparte: “Tú (Cristo) eres sacerdote para siempre, según el orden de Melchisedec”. Hebreos 7:24 dice: “Pero éste, por cuanto permanence para siempre, tiene un sacerdocio inmutable”. Hebreos 7:25 comunica: “El vive siempre para interceder por nostros”. Hebreos 7:27 imparte: “él (Cristo) no tiene necesidad como los sacerdotes de ofrecer sacrificios diarios”. Hebreos 9:12 dice: “realizada la redención eterna”. Hebreos 10:10 dice: “… Somos santificados por la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una sola vez”. 1 Corintios 12:281ee: “Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero doctores… (sin referirse a los sacerdotes sacramentales).” Efesios 4:11 dice: “Y él mismo dió unos, ciertamente apóstoles; y otros, profetas; y otros, evangelistas; y otros, pastores y doctores … (otra vez sin hacer alusión a los sacerdotes sacramentales). 1 Pedro 5:1-3 lee: “Yo, copresbítero, testigo de los sufrimientos de Cristo …” (de nuevo, no se menciona nada sobre el sacerdocio).

La función sacerdotal no es la misma que la ministerial. La idea del sacerdote mediador encargado del sacrificio originó y se desarrollo bajo Cipriano, autoridad teológica del Mundo Occidental hasta los tiempos de Agustín, y formó parte de la fusión del paganismo y cristianismo. En ningún sitio de las Escrituras se puede encontrar evidencia de un sacerdocio mediador entre Dios y el hombre a semejanza de Cristo.

La Misa

La Iglesia Católica Romana enseña que la misa es el sacrificio no sangriento del cuerpo y la sangre de Jesucristo. También enseña que la misa es el mismo sacrificio como el de la Cruz. Ambas enseñanzas van en contra de las enseñanzas de Dios. Hebreos 7:27 dice: “él (Cristo) murió una vez para siempre”. Hebreos 9:ll-15 comunica: “él (Cristo) entró una vez para siempre”. Hebreos 9:26 imparte: “Una vez para siempre”. Hebreos 9:28 dice: “Cristo ofreció una vez”. Hebreos 10:10 lee: “Una vez para siempre”. Hebreos 10:11-12 imparte: “Un sacrificio por los pecados”. Hebreos 10:14 lee: “Porque con una sola ofrenda”. Hebreos 10:15-20 dice: “Ya no hay ofrendas para el pecado”.

Si Cristo es ofrecido de nuevo por los sacerdotes como ellos sostienene, las Escrituras anteriores son mentira. Se celebran más de 100.000 misas por el mundo entero diariamente. Jesús sufre la agonía espantosa del Calvario al menos 100.000 veces cada veinticuatro horas en vez de “una vez por todas” como las Escrituras enseñan. Debemos creer lo que dicen las Escrituras. Si sinceramente amamos al Señor Jesucristo y procuramos seguir Su Palabra, no consideraremos la enseñanza de que el pan y el vino “son transformados” en el cuerpo y la sangre de Cristo y entonces presentados a Dios como sacrificio mediante el cual Dios es apaciguado y la expiación del pecado es realizada. Cuando Jesús dijo: “Este es mi cuerpo” o “sangre”, El no cambió la substancia sino explicaba que El es quien está “representado” por el pan y el vino de la pascua de los hebreos. Jesús no dijo touto gignetai, esto se ha convertido o está convertido a, sino touto esti, que sólo puede significar “esto representa o simboliza”. Así como la pascua de los hebreos fué una conmemoración, también la Comunión o la Cena del Señor es conmemoración hasta Su vuelta. Al sostener la doctrina de la Transubstanciación, la Iglesia Romana se aparta del significado literal de la Escritura. Que podamos decir como el apóstol Pablo: “Porque no somos como muchos, que trafican con la palabra de Dios…” (II Corintios 2:17).

La Confesion (El Sacramento de Penitencia)

La Iglesia Católica Romana enseña que sus sacerdotes poseen poder para perdonar pecados simplemente oyendo la confesión de dichos pecados y otorgando perdón en Su Nombre.

Esta enseñanza no es bíblica. Esdras 10:11 dice: “Ahora pues, dad glorid a Jehová Dios de vuestros padres…” Salmos 32:5 dice: “Confesaré a Yave mi pecado”. San Marcos 2:7 lee: “¿Quién puede perdonar pecados, sino solo Dios?” Hechos de los Apóstoles 4:12 dice: “… ningún otro nombre nos ha sido dado bajo el cielo, entre los hombres, por el cual podamos ser salvos”. Hechos de los Apóstoles 8:22 comunica: “Arrepiéntete,… y ruega a Dios”. (Pedro no oyó su confesión ni le otorgó perdón, sino que dijo: “ruega a Dios”). 1 San Juan 1:9 dice: “Si confesamos nuestros pecados” (a Dios, no al sacerdote … confesión y absolución automáticas). 1 San Juan 2:1 comunica: “… Si alguno peca, abogado tenemos ante el Padre, a Jesucristo, justo”.

Por toda la Biblia la remisión de los pecados y la absolución están estrechamente relacionadas con la fe en Cristo, nunca con la absolución sacerdotal. Para poder mantener su autoridad, la Iglesia Católica Romana malinterpreta los pasajes siguientes: San Mateo 16:19: “Yo te daré las llaves del reino de los cielos, y cuanto atáres en la tierra será atado en los cielos, y cuanto desatáres en la tierra será desatado en los cielos”. San Mateo 18:18: “.. cuanto atáreis en la tierra será atado en en cielo, y cuanto desatáreis en la tierra será desatado en el cielo”. Y San Juan 20:33: “a quien perdonáreis los pecados les serán perdonados: a quienes se los retuviéreis les serán retenidos”. Por un lado, las “llaves del reino” se refieren a la autoridad para proclamar las condiciones de la salvación en Cristo. Esto es privilegio y obligación de todo creyente cristiano. La autoridad para atar o desatar es ante todo el mandato de proclamar el evangelio que libera a aquellos que creen, y relega a cautiverio a los que rehusan creer. La Iglesia Católica Romana desvaría el significado de estos textos para poder apoyar la práctica de confesar los pecados a los sacerdotes. No obstante, el contexto bíblico claramente indica que las palabras en San Mateo 16:19, 18:18 y San Juan 20:23 fueron dirigidas no sólo a los apóstoles sino también a los que estaban con ellos. Los ministros cristianos deben predicar arrepentimiento pero nada dice la Biblia de oir confesiones y ofrecer absolución (perdón de los pecados).

La pregunta mas importante perteneciente a la religión es ¿Cómo puede un hombre obtener el perdón de sus pecados? En este punto ocurre el desvio más significativo. La Biblia enseña que “la fe” asegura el perdón de los pecados (Hechos de los Apóstoles 10:43) mientras el catolicismo romano enseña que “los sacramentos” (además de la fe) son necesarios.
 

“Sola Gratia – Sola Fide – Solo Christo – Sola Scriptura”

La Justificacion

La pregunta mas importante perteneciente a la religión es ¿Cómo puede un hombre obtener el perdón de sus pecados? En este punto ocurre el desvio más significativo. La Biblia enseña que “la fe” asegura el perdón de los pecados (Hechos de los Apóstoles 10:43) mientras el catolicismo romano enseña que “los sacramentos” (además de la fe) son necesarios. Debemos especificar con detalle aquí porqué el apóstol Pablo dijo que cualquier otra forma de salvación, aun porporcionada por un ángel, seria maldita. Jesús dijo que la semilla sembrada en tierra buena “entiende” el camino de la salvación (San Mateo 13:23). Le urgimos que acepte el camino de Dios y que deje la forma anterior. Las Escrituras dicen: “Justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1). Un escritor católico dijo algo a lo cual todos debemos prestar atención. Dijo que si la fe por si sola salva “la estructura tradicional del cristianismo es un programa innecesario, la misa, los sacramentos,el sacerdocio sacrificante, la jerarquía pedagógica,el papado, las prácticas de penitencia, el ascetismo, las costumbres de templanza, la adoración. Todas estas cosas son impedimentos, una farsa gigante, un sistema terrible de mentiras, y, por consiguiente, han de ser arrasadas y destruidas”. Esta cita viene de Philip Hughes, Una Historia Popular de la Iglesia Católica, pag. 176. El verdadero cristianismo bíblico rechaza el concepto de que la salvación es un proceso moral, que el pecador llega a ser justo por sus propias obras, o que gana la salvación por sus propias obras.

Haga caso a lo que Dios enseña en los textos siguientes: San Juan 3:3 “…quien no naciere de arriba no podrá entrar en el reino de Dios”. San Juan 3:16: “Porque tanto amó Dios al mundo, que le dió su Unigénito Hijo, para que todo el que crea en El no perezca,

sino que tenga la vida eterna”. San Juan 5:24: “… el que escucha mi palabra y cree en el que me envió, tiene la vida eterna y no es juzgado, porque pasó de la muerte a la vida”. Hechos de los Apóstoles 4:12 “…ningún otro nombre nos ha sido dado bajo el cielo, entre los hombres, por el cual podamos ser salvos”. Romanos 4:5: “Mas al que no trabaja, sino que cree en el que justifica al impío, la fe le es computada por justicia”. Romanos 4:6: “Así es como David proclama bienaventurado al hombre a quien Dios imputa la justica sin las obras”. Romanos 3:28: “Pues sostenemos que el hombre es justificado por, la fe sin las obras de la Ley”. Romanos 5:1: “Justificados pues por la fe …” Romanos 10:3 “porque ignorando la justicia de Dios y buscando afirmar la propia no se sometieron a la justicia de Dios”. Tito 3:5: “no por las obras justas que nosotros hubieramos hecho, sino por su misericordia, nos salvó”. 1 San Juan 5:ll-13: “Y el testimonio es que Dios nos ha dado la vida eterna, y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios, tampoco tiene la vida. Esto os escribo a los que creeis en el nombre del Hijo de Dios, para que conozcais que teneis la vida eterna”.

Oración: Padre Celestial, en el nombre de Jesucristo, pido perdón por mis pecados. Te ofrezco mi vida con el fín de recibir a Tu Hijo y que el Espíritu Santo habite en mí para poder hacer Tu Perfecta Voluntad. Sé que has oido mi oración y has perdonado mis pecados porque Tu Palabra asi lo asegura. Prometo estudiar y obedecer las Ecrituras para que mi conocimiento y fe en Ti puedan crecer. Amén.

Las Invenciones de la Iglesia Catolica Romana

Todas las fechas mencionadas aqui se refieren a fechas posteriores a Jesucristo.

1. Presbíteros (ancianos de la iglesia) llamados sacerdotes por primera vez en tiempos de Luciano segundo siglo
2. Misa sacerdotal instituída por Cipriano tercer siglo
3. Oraciones por los muertos 300
4. La “señal de la Cruz” 300
5. Velas de ceraz 320
6. Veneración de ángeles, santos muertos y uso de imágenes 375
7. Misa como rito diario 394
8. Comienzo de la exaltación de María. El término “Madre de Dios” aplicado a ella por primera vez por el Concilio de Efeso 431
9. Vestiduras especiales para los sacerdotes 500
10. Extremaunción 526
11. Gregorio I inicia la doctrina del purgatorio 593
12. La lengua latina como lengua de adoración 600
13. Oraciones ofrecidas a Maria, santos muertos y ángeles 600
14. Primer hombre proclamado papa(Bonifacio III) 610
15. Besar los pies del papa 709
16. Pepín, Rey de los Francos, otorga poder temporal a los papas 750
17. Veneración de la Cruz, imágenes y reliquias “autorizadas” 786
18. Agua mezclada con sal y bendita por el sacerdote 850
19. Veneraeion de San José 890
20. Creación del Colegio de Cardenales 927
21. Juan XIII instituye el “bautismo de campanas” 965
22. Juan XV comienza la canonización de los santos muertos 995
23. Ayuno los viernes y durante la Cuaresma 998
24. La misa desarrollada gradualmente como sacrificio, asistencia hecha obligatoria siglo once
25. Celibato sacerdotal mandatorio 1079
26. El rosario adoptado de los paganos por Pesdro el Ermitaño 1090
27. El Concilio de Verona establece la Isnquisicion 1184
28. Venta de bulas e indulgencias 1190
29. Los siete sacramentos definidos por Pedro Lombardo siglo doce
30. La transubstanciación, definida por el Papa Inocencio III 1215
31. Confesión auricular de los pecados al sacerdote en vez de a Dios, implantada por Inocencio III 1215
32. Adoración de la hostia, decretado por el Papa Honorato III 1220
33. Simon Stock de Inglaterra inventa el escapulario 1251
34. El Concilio de Constanza prohibe el uso del cáliz durante la comunión al seglar 1414
35. El purgatorio proclamado como dogma de fe por el Concilio de Florencia 1439
36. La tradición y la Biblia son declaradas de igual autoridad por el Concilio de Trento 1545
37. Libros apócrifos (no canónicos) añadidos a la Biblia por  el Concilio de Trento 1546
38. El credo de Pio IV es impuesto como el credo oficial en lugar del Credo Apostólico original 1560
39. La Immaculada Concepción de María promulgada por Pio IX 1854
40. Compendio de errores publicado por Pio IX, y ratificado por el Concilio Vaticano: condena la libertad de religión, conciencia, palabra, prensa y descubrimientos científicos que son desaprobados por la Iglesia Romana; afirma la autoridad temporal de todo papa sobre los regentes civiles 1864
41. El Concilio Vaticano asegura la infabilidad del papa en materias de fe y moralidad 1870
42. La Asunción de María es proclamada por Pio XI 1950
43. María nombrada “Madre de la Iglesia” por Pablo VI 1965

El Cardenal Newman en su libro El Desarrollo de la Religión Cristiana admite que “templos, incienso, aceite, velas, ofertas devocionarias, agua bendita, santos (fiestas) y estaciones de devoción, procesiones, bendiciones de campos, vestiduras sacerdotales, la coronilla (de sacerdotes y monjes), imágenes … todos son de origen pagano” (pag. 359). Es más, Jesucristo nos dice que el practicar estas tradiciones es anular la Palabra de Dios (San Mateo 15:16), adorar en vano (San Mateo 15:9). También vea II San Juan, capitulo 9.

La Biblia misma declara que el camino a la salvación es tan sencillo que aún “los insensatos no yerrarán” (Isaias 35:8). “Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo” (San Mateo 15:14). La urgente necesidad de nuestros dias es escudriñar las inmóviles Escrituras para ver si las enseñanzas y mandatos de papas, cardenales, obispos, sacerdotes, ministros y maestros son verídicos o no. En los dias de los apóstoles esto se hacia: “Y fueron estos mas nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada dia las Escrituras, si estas cosas eran así” (Hechos de los Apóstoles 17:11). Aquellos que no enseñan ni predican el Evangelio como está en las Escrituras, están bajo el juicio de Dios. “Mas aún si nosotros o un ángel del cielo os anunciare otro evangelio del que os hemos anunciado, sea anatema (maldito)” (Gálatas 1:8).

Estas verdades bíblicas han sido ofrecidas en un espíritu de verdadero amor cristiano. Le pedimos que las considere objetivamente para que con el Salmista pueda declarar: “Escogí el camino de la verdad…” (Salmo 119:30).

Links to Like Minded Ministries

Good News for Catholics
"...speaking the truth in love..." Ephesians 4:15

Proclaiming the Gospel
The ministry of Mike Gendron

Berean Beacon
The ministry of ex-priest Richard Bennett.

Former Catholics for Christ
"A Gospel Outreach to Catholics"

Way of Life Literature
David Cloud, Editor

A link to any site does not indicate that we are in total agreement with all the content of the site - compare to the Word of God, the Bible.